sábado, 28 de diciembre de 2013

Petrofilia

No sé si es muy habitual, pero si se produce la conjunción de que llevo una cámara en la mano y me encuentro con piedras antiguas, el resultado son montañas y montañas de fotos. Como no quiero aburriros con todas ellas, he querido hacer una pequeña selección de algunas especiales, casi todas de la sección románica.
 
Un personaje asoma a la pared de la iglesia de Saint Christophe en La Couvertoirade
 
Lápida templaria en el cementerio contiguo
 
Sant Martí parte su capa con un pobre muy feliz en su iglesia de Mura
 
Uno de los leoncitos que hacen guardia en la puerta de la misma iglesia
 
Rostros enigmáticos en la iglesia de Sant Esteve de Guils de Cerdanya
 
El león somete bajo sus patas a una extraña variedad de bestias, en Sant Pere de Besalú
 
Y para bestiario, parte de la alucinante colección de Sant Pere de Galligants en Girona
 
Dulce sonrisa gótica en Santa Anna de Barcelona
 
Fantasmales figuras en un sarcófago que se encuentra en la iglesia Sants Just i Pastor de Son
 
Fantásticos pájaros entrelazados de la maravillosa Seu Vella de Lleida
 
Esto de mi petrofilia sólo es comparable a mi bibliofilia, en los dos casos, ante la vista de nuevos ejemplares se me abren los ojos como platos de la misma vajilla. En este caso, mi interés por viajar a un sitio suele ser proporcional a la cantidad de piedras antiguas que pueda encontrar. Ya sé que internet está lleno de obsesiones semejantes, así que dejo el resto para el álbum personal.