jueves, 10 de julio de 2008

Más sobre "La lengua perfecta": personajes

No me resisto a mencionar algunos de los increíbles personajes que aparecen en este libro. Un escritor que los hubiera creado, hubiera sido acusado de inverosímil. Sólo voy a mencionar algunos detalles, por lo que aconsejo investigar sus vidas más a fondo para quien esté interesado.

John Dee
Los ángeles le hablaban a través de una bola de cristal. Acompañado de Edward Kelley, recorrió Europa transmitiendo sus mensajes. En el libro "A true and faithful relation of what passed for many yeers between Dr. John Dee... and some spirits"(1659, atribuido a Méric Casaubon, es incierto si homenaje o difamación), el arcángel Gabriel le menciona una lengua santa, supuestamente el hebreo que hablaba Adán, lengua perfecta porque en ella cada nombre era la definición de lo que expresaba. Después el texto continúa detallando relaciones entre nombres de ángeles, números y secretos del universo.

Guillaume Postel
Experto en filosofía griega, árabe y hebreo. Mientras residía en Venecia, conoció a una tal Johana, o madre Zuana, una piadosa señora con espíritu profético, a la que calificó como la Madre del Mundo. Releyendo el Zohar, la identificó con la Shekiná, el Papa Angélico o el segundo Mesías que había de redimir la parte femenina de la humanidad. Cuando ella murió, Postel cayó en un éxtasis místico y empiezó a predicar el comienzo de la era de la Restitución, el siglo dorado, bajo el signo de Johana. Ni que decir tiene que esto le trajo muchos problemas. Pudo morir de viejo porque fue tomado sólo por loco.

Athanasius Kircher
Enamorado de Egipto y de sus insondables misterios, intentó descifrar los jeroglíficos basándose en sus creencias herméticas, viéndolos como una fuente escondida de misticismo y antiquísimos saberes. Me identifico totalmente con su sed de fantasía, y lo imagino extasiado ante las coloristas inscripciones, intentando rastrear en ellas la sabiduría perdida. Indirectamente ayudó a la egiptología moderna gracias a su búsqueda de transcripciones exactas de los jeroglíficos, y el mismo Champollion las utilizó para sus estudios. Pero mientras Kircher lee en un cartucho: "el que origina toda fecundidad es Osiris, cuyo poder generador lleva del cielo a su reino el Sagrado Mophta" (y le dedica páginas y páginas de exégesis mística), Champollion acaba descifrándolo como "Emperador hijo del sol y soberano de las coronas César Domiciano Augusto". El misterioso Mophta, representado por un león, sólo era la letra L. Prosaico.

No hay comentarios: