viernes, 22 de octubre de 2010

Gilbert Garcin


Autocontrol

Este señor nacido en el sur de Francia, llevó una vida corriente o habitual de la que no tengo noticia alguna. Después de jubilarse, como muchos pensionistas, llenó su tiempo con un hobby, en este caso la fotografía. Y así fue cómo cercano a los setenta (hoy tiene más de ochenta) Gilbert Garcin se convirtió en uno de los fotógrafos más famosos de la actualidad.
No girar en círculos

El perro de Eliott


El señor Garcin no se dedicó a fotografiar el mundo que le rodeaba, sino que creó uno propio, una recreación surrealista, pero de un surrealismo minimalista al estilo Magritte. Se fotografía a sí mismo, a veces también a su señora esposa, en una actitud concreta (en sus fotos siempre usa la cara que tenía a los sesenta y seis años, reunió un surtido para ir alternando). Entonces recorta las figuras enteras y las coloca, como muñequitos, en algún pequeño paisaje fabricado por él mismo con objetos cotidianos. Después fotografía el conjunto en un nítido blanco y negro. La libertad creativa es total.

Reservado

Sus fotos cuentan historias mínimas, son flashes evocadores, como aquellas escenas metafóricas que los creadores de cine mudo colocaban en sus películas para ilustrar los sentimientos de sus personajes. Sus figuritas aparecen perdidas en mundos extraños, enfrentadas a dilemas existenciales, paradojas y retos que los superan. A veces los afrontan con gran inocencia, a veces no son capaces de darse cuenta de su absurdo. Pero os dejo la moraleja a vosotros.

La elección decisiva

Misión imposible


La noria

La rueda del olvido

Todas las fotos en la página web de Gilbert Garcin.

9 comentarios:

Fackel dijo...

Admirado quedo, Hiniare. No conocía este artista de la imagen. Voy a recrearme en su obra y a sacar no sé si conclusiones o simplemente placeres.

Gracias por traerlo hasta aquí.

RAB//. dijo...

O sea que hace fotos de sus collages... es genial.
Mira por dónde, que conocí a alguien que hacía exactamente lo mismo, pero en otra longitud y latitud y hace como 15 años... Espero que a los 70 se convierta en uno de los artistas más famosos de su actualidad. Aunque lo más probable es que se convierta en póstumo. Éste no, éste da la lata a quienes afirman que no hay vida para un artista que ha superado la treintena. Y a quienes se preguntan si la habrá después de la jubilación...
:+

hiniare dijo...

Pues me alegro de habéroslo dado a conocer. No hay nada más antimoderno que este viejecito con su gabán negro y sus fábulas metafísicas, pero las galerías se lo rifan. A lo mejor es que hace falta reunir el bagaje de toda una vida para ser bueno, para tener algo que decir.

viu i llegeix dijo...

brutal, Hiniare.Segurament les millors obres són le que s'elaboren en silenci al llarg de la vida.

Stalker dijo...

Me ha encantado, Hiniare... es una vuelta de tuerca más, desde una tierna ironía (o eso me pareció) a la condición humana, al humano padecer y a cómo estamos uncidos a ciertas ruedas, tornos, mecánicas que nos obligan a un eterno retorno, esclavitud o cosificación,

estas cosas están semiocultas y hay que sacarlas a la luz,

gracias por darlo a conocer

hiniare dijo...

Es la poesía (en imagen o en palabra): no siempre bonita, a veces desconcertante, pero suele ser la única manera de expresar con rotundidad lo que no se puede decir de otra manera. Estoy segura de que al mirar muchas de estas fotos decimos: "es verdad".

Viu, hi ha moltes vides creatives que potser mai no es donaran a conèixer, però fan el seu servei cada dia. Així ho espero ;-)

tula dijo...

La edad nos hace ver la vida de otra manera, el ha sabido plasmarla a través de la cámara...no se ha rendido.
un beso

Carmela dijo...

Impactantes imágenes.
Calan profundamente.Conmueven.
No son necesarias las palabras.
El arte en imágenes.
Algunas (como "La elección decisiva" )generan la percepción de un dilema existencial.
Admirable.

hiniare dijo...

Tula, espero que la edad nos haga más sabios, sino, qué pérdida de tiempo.

Carmela, a veces hay cosas que no se pueden decir con palabras.

Espero que lo hayáis disfrutado,
h.