sábado, 16 de octubre de 2010

Salomé

SALOMÉ: ¡Ah, no podías tolerar que besara tu boca, Iokanaán! ¡Bien! Ahora la besaré. La morderé con mis dientes como se muerde un fruto maduro. Pero, ¿por qué no me miras, Iokanaán? Tus ojos, antes tan terribles, tan llenos de furia y desprecio, ahora están cerrados. ¿Tienes miedo de mí, Iokanaán, y por eso no me miras?... Y tu lengua, que era como una sierpe roja arrojando veneno, ya no se mueve, no dice nada ahora, Iokanaán, esa víbora escarlata que escupía su veneno sobre mí. Nada querías tener conmigo, Iokanaán. Me rechazaste. Pronunciaste palabras malignas en mi contra. ¡Me trataste como a una ramera, como a una libertina, a mí, Salomé, hija de Herodías, princesa de Judea! Y bien, Iokanaán, yo sigo viva y tú estás muerto y tu cabeza me pertenece. Puedo hacer con ella cuanto se me antoje. Puedo arrojársela a los perros y a las aves del cielo… Ah, Iokanaán, Iokanaán, fuiste el único hombre al que amé. Los demás me resultan odiosos. ¡Pero tú eras hermoso! Tu cuerpo era una columna de marfil colocada sobre una cavidad de plata. Era un jardín lleno de palomas y azucenas de plata. Era una torre de plata revestida de marfil. No había nada en el mundo tan blanco como tu cuerpo. No había nada en el mundo tan negro como tu pelo. En el mundo no había nada tan rojo como tu boca. Tu voz era un incensario que esparcía perfumes exóticos, y cuando te miraba oía una rara música. ¡Ay!, ¿por qué no me miraste, Iokanaán? Detrás de tus manos y de tus maldiciones ocultaste tu rostro. Tapaste tus ojos con el velo de quien hubiera visto a su Dios. Bien, viste a tu Dios, Iokanaán, pero a mí, a mí jamás me viste. Si me hubieses visto me habrías amado. Yo te vi., Iokanaán, y te amé. ¡Oh, cómo te amé! Todavía te amo, Iokanaán, sólo a ti te amo… Estoy sedienta de tu belleza, hambrienta de tu cuerpo, y ni las frutas ni el vino pueden saciar mi apetito. ¿Qué haré ahora, Iokanaán? Ni los torrentes ni los océanos pueden mitigar mi pasión. Yo era una princesa y me despreciaste. Era virgen, y me arrebataste la virginidad. Era casta y llenaste mis venas de fuego… ¡Ay, ay!, ¿por qué no me miras, Iokanaán? De haberme mirado me hubieras amado. Me hubieras amado, lo sé, y el misterio del amor es más grande que el misterio de la muerte. Sólo cabe respetar el amor.
¡Ah! Besé tu boca, Iokanaán. Besé tu boca. Sentí un sabor amargo en los labios. ¿Sería el sabor de la sangre…? Aunque, tal vez, sea el sabor del amor… El amor, dicen, tiene un sabor amargo… Pero, ¿y qué? ¿Y qué? Besé tu boca, Iokanaán.


-Salomé, Oscar Wilde.
-Ilustraciones de Aubrey Breadsley para la edición francesa.
-Imágenes de la película "Salomé" (1923) de Alla Nazimova

7 comentarios:

Fackel dijo...

Fascinante la plumilla de Breadsley en éste y otros trabajos.

De Wilde ni que decir tiene que es una maravilla su texto. ¿No hay edición española del ttexto con el grafismo de Breadsley?

Salud.

Helena Bonals dijo...

La historia de Salomé, quan feia història de l'art, em tenia fascinada. I escrita per Oscar Wilde té molta força.

jcaguirre dijo...

Creo recordar que, en su día, hicieron una versión para televisión española en ese "Estudio 1" legendario de cuando la TV era pública. Yo entonces era bastante pequeño pero se me quedó grabado el tema

hiniare dijo...

JC, vaya, la escena final necrófila no es precisamente apta para niños, no me extraña que se te quedara grabada.

Helena, és curiós que Wilde agafa l'escàs parell de línies que surten a la Bíblia i en fa una història passional, decadentista, artificial, amb un llenguatge gairebé bíblic... És l'ideal de la "femme fatale" i ha donat moltíssim joc al món de l'art. Potser hauré de fer una altra entrada dedicada als quadres sobre el tema.

Fackel, yo leí una versión muy humilde, pero quizá haya ediciones de lujo. Aunque todas las ilustraciones de Beardsley se pueden ver en internet. Su blanco y negro marcó una época, la película de Nazimova se inspiró directamente en él.

RAB//. dijo...

El resentimiento de Salomé... que mata por amor, vaya. El misterio del amor es sin duda mayor que el de la muerte, y Salomé, poderosa, los culmina a ambos.
Este Wilde... siempre grande.

hiniare dijo...

El sabor de la sangre...
El sabor del amor...
La mujer bestia devoradora de hombres: las sirenas, Circe, Morgana...
Sé que es un tópico decadentista y seguramente misógino, pero me quedo con su vertiente liberadora, soltar un poco a la bestia (vaya, Salomé es otro monstruo).

Matriarcal dijo...

Fantástico texto e ilustraciones.

Espero que ninguna Salomé nunca se enamore de mí...