domingo, 10 de febrero de 2013

Mi pequeña sakura



 




 
Aunque no sea una auténtica sakura, a mí me ha entusiasmado.
 

2 comentarios:

tula dijo...

...supongo que esa belleza nos mueve el punto de encaje de la percepción y nos lleva al ser.
Por ello la belleza es tan importante, el horror no.

hiniare dijo...

Yo sólo sé que en este momento en mi latitud se está produciendo un milagro incomparable, en cualquier terraplén perdido entre las carreteras, los almendros desafían al frío y ofrecen al mundo una explosión de pétalos blancos o rosas relucientes, delicados, efímeros… No puedo dejar de dar gracias por un regalo como éste, no entiendo cómo no se para el mundo para ir corriendo a su encuentro. No sé cómo la naturaleza pudo crear algo tan divino, compensa de tantas cosas… En un par de meses serán los cerezos los que echarán flor (sakura), y los japoneses pararán su mundo para ir a saludarlos. Espero poder encontrar alguno también.

No sé lo que es, pero sí, la belleza es importante.
h.