viernes, 29 de agosto de 2014

Visiones






Estas impresionantes representaciones de chamanes y seres mitológicos parecen provenir de la más auténtica tradición nativa americana; sin embargo, son obra de Susan Seddon Boulet, nacida y criada en Brasil de padres de origen inglés. Pero parece que el momento más decisivo para su obra fue mudarse a California en plenos años 60. De esa década y las siguientes son la mayoría de sus creaciones, inconfundiblemente inspiradas en el ambiente psicodélico, espiritual y ecologista de su época. Cada una de ellas es un viaje, absorbente, inquietante, revelador y transformador. No imagino lo que debe ser exponerse a la experiencia de los originales. Para mí han sido un descubrimiento.
Susan murió en 1997 a los 55 años, y sólo podemos soñar con todo lo que hubiera sido su obra desde entonces. 

lunes, 16 de junio de 2014

Trobairitz


Estat ai en greu cossirier
per un cavallier qu'ai agut,
e voill sia totz temps saubut
cum eu l'ai amat a sobrier:
ara vei q'ieu sui trahida
car eu non li donei m'amor,
don ai estat en gran error
en lieig e quand sui vestida.
Ben volria mon cavallier
tener un ser en mos bratz nut,
q'el s'en tengra por ereubut
sol q'a lui fezes cosseillier;
car plus m'en sui abellida
no fetz Floris de Blanchaflor:
eu l'autrei mon cor e m'amor,
mon sen, mos huoills e ma vida.

Bels amics, avinens e bos,
cora·us tenrai en mos poder?
e que jagues ab vos un ser
e qe·us des un bais amoros!
Sapchatz, gran talan n'auria
qe·us tengues en luoc del marit,
ab so que m'aguessetz plevit
de far tot so qu'eu volria.
...
He estat en un greu dolor
per un cavaller que em festejava,
i vull que sempre sia sabut
que l'he amat ultra mesura:
ara veig que he estat abandonada
per no haver-li atorgat la meva amor,
i en passo una gran pena,
de dia i de nit.
Ben voldria tenir el meu cavaller
una nit nu entre els meus braços,
què feliç que se'n sentiria
si jo li fes de coixí;
n'estic més enamorada
que Floris no ho estigué de Blancaflor:
jo li ofereixo mon cor i mon amor,
mon seny, mes ulls i ma vida.

Bell amic, plaent i bo,
quan sereu meu?
Si pogués jeure amb vos una nit
i fer-vos una besada amorosa!
Sapigueu que tindria gran plaer
de tenir-vos en lloc del marit,
amb tal que em prometéssiu
de fer tot el que jo voldria.

(versión de Alfons Serra-Baldó, con alteraciones)
...

He estado en grave cuita
por un caballero que he tenido,
y quiero que para siempre se sepa
cuán excesivamente lo he amado;
ahora veo que soy traicionada
porque no le di mi amor,
y por esto he estado en gran congoja
en el lecho y cuando estoy vestida.

Quisiera tener a mi caballero
una noche desnudo en mis brazos,
y que él se tuviera por dichoso
sólo con que yo le hiciese de almohada;
pues estoy más enamorada
que Floris lo estuvo de Blancaflor:
le entrego mi corazón y mi amor,
mi juicio, mis ojos y mi vida.
Hermoso amigo, amable y bueno,
¿cuándo os tendré en mi poder?
¡Ojalá pudiera dormir con vos una noche
y daros un beso amoroso!
Sabed que gran deseo tendría
de teneros en lugar del marido,
con tal que me hubieseis jurado
hacer cuanto yo quisiera.

(versión de Martín de Riquer)
Beatriz de Dia (1160)

domingo, 23 de marzo de 2014

Castillos en el aire


 
De todos los reclamos turísticos que explotan hechos insólitos, uno de los más paradójicos con la historia es el de los cátaros. De ser considerados diabólicos herejes, gracias a las reivindicaciones identitarias del siglo XIX pasaron a ser los héroes del pueblo. Occitania es el País Cátaro. Si se recorren sus villas, difícilmente se escuchará el occitano, pero se encontrará el viajero con avenidas cátaras, restaurantes cátaros y campings cátaros, y poco le faltará para tomar un café cátaro y usar papel higiénico cátaro.

Una de las atracciones más populares es la ruta de los castillos cátaros, aunque en algunos difícilmente puso alguna vez el pie un cátaro auténtico. Claro que el origen de esta confusa denominación viene de antiguo, desde que alguien tuvo la ocurrencia de declarar una “cruzada cátara”, también llamada “albigense”. Porque para empezar debería llamarse “anti-cátara”, y porque además, la excusa del combate contra la herejía fue una de las más pilladas de la historia: el rey de Francia y sus barones entraron a saco en la fértil región sureña, con la aprobación eclesiástica, y aprovecharon para atacar y conquistar toda plaza y villa, muchas de ellas ni remotamente relacionadas con el catarismo. De que la herejía era pura excusa da ejemplo el hecho de que el rey de Aragón, el llamado nada menos Pedro el Católico, luchara de parte de los nobles occitanos con los que le unía relación de vasallaje, y en contra de los “cruzados” enviados por el católico Papa.

Respecto a la Iglesia, entre sus preocupaciones la desviación teológica no era la más importante. En Occitania se había desarrollado, ante la desidia eclesiástica, una Iglesia paralela, lo cual significaba perder una buena tajada del negocio: iglesias vacías, falta de donaciones, reliquias ignoradas, diezmos esfumados… La gente se había acostumbrado al espectáculo de la corrupción eclesial, de la compra-venta de cargos, de obispos que jamás ponían un pie en su sede porque eran nobles que vivían en su corte y se limitaban a cobrar su sueldo, de niños nombrados como abades de monasterios para que los ingresos siguieran en manos de las ricas familias.

Supongo que a este pueblo explotado no le importaban demasiado los tecnicismos teológicos. Los Buenos Hombres les hablaban de bondad y humildad, y encima vivían lo que predicaban. Acogían en sus casas a quien los necesitara, sin imponerles sus creencias. Daban cobijo y trabajo a huérfanos, viudas y pobres. Verdaderamente, no mentían ni robaban, ni hacían daño a nadie. Ante esa actitud, poco importaba a las gentes aceptar la creencia de que el mundo había sido creado por el demonio, que Jesús nunca fue un ser de carne ni murió realmente, que la eucaristía y las misas no significaban nada, y que sólo ellos transmitían el Espíritu Santo que salva a la hora de la muerte. Qué sabían estos meridionales mediterráneos de un movimiento que había surgido de oscuros restos de maniqueísmo y gnosticismo conservados en las iglesias orientales, que ya dieron lugar a herejías combatidas mil años antes, y que habían tomado un nuevo impulso dentro de una reacción de repulsa por el estado de corrupción en que había caído la Iglesia oficial. Pobres y ricos se entusiasmaron con la forma de vida de aquellos que el catolicismo llamaría perfectos: arrebatados por su fe, desprendidos de su carne por largos ayunos, incansables predicadores errantes con sus túnicas negras. Sus pies caminaban ligeros hacia las hogueras que liberaban sus almas de su prisión corporal.

Lo que la famosa cruzada se dejó por hacer, extirpar la herejía, fue tarea de esa gran creación de la Iglesia llamada Inquisición: pueblo por pueblo, casa por casa, sin dejar hombre, mujer o niño por interrogar, adular, sobornar, amenazar y torturar hasta que el último infeliz que una vez dio la mano aun cátaro fue convertido en cenizas. El catarismo no fue afortunado con el tiempo y el lugar que le tocó vivir, no pudo triunfar. Pero movimientos contestatarios se siguieron levantando en toda la cristiandad, desde Italia hasta Alemania, y apenas dos siglos después el protestantismo encontró mejor oportunidad y Roma perdió todo el negocio de Europa central. No estoy segura de que Dios tuviera algo que ver en todo esto.

De todas formas, ha llovido mucha sangre sobre aquellas tierras desde entonces, y se ha luchado por muchos otros motivos. Cuando el pasado se recupera, siempre se ha reconvertido en algo que ahora nos aporta algo que necesitamos. Supongo que de todas las posibles visiones de los cátaros, la que ahora se reclama es la de luchadores por la libertad. No estoy segura de que los castillos sean un buen símbolo para ellos (aunque mi petrofilia quedó supersaciada). Cabe imaginar que sobre estas piedras gastadas flotan castillos inmateriales levantados por almas ligeras y luminosas, esperando a aquellos que sean capaces de percibirlos.

lunes, 3 de marzo de 2014

Se acabó la Fiesta

A finales del año pasado, pillé unas extrañas imágenes haciendo zapping durante la cena, y no podía creer lo que veían mis ojos: ¡un programa para frikis hecho por frikis! ¡Por fin alguien se acuerda de esta minoría oprimida! Total, si sólo hacía falta un decorado barato y unos cuantos videos. De la franja de la noche lo pasaron a la tarde (para poder volver a reponer los eternos documentales sobre la segunda guerra mundial, guau, eso sí que tiene audiencia), y al final le han dado carpetazo. Ya sabía que no duraría para siempre, pero... Es que hay gente que no entiende que se puedan hacer tontadas en serio.
 
Al menos les han dejado despedirse con un programa the very best ever